TOp Globalcaja
Home » Agricultura » El frío podría mitigar el brote de mixomatosis que afecta a las liebres de Castilla-La Mancha

El frío podría mitigar el brote de mixomatosis que afecta a las liebres de Castilla-La Mancha

El Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), el primer centro científico español dedicado a la investigación de aspectos relativos a la caza, confía en que la llegada del frío ayude a frenar la expansión de la mixomatosis en poblaciones de liebre.

En una nota informativa, este centro mixto de investigación en el que participan la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Gobierno de Castilla-La Mancha, ha indicado que con la llegada del frío cabe esperar una menor actividad de los mosquitos que transmiten el virus de la mixomatosis.

En este sentido, ha recordado que la mixomatosis es una enfermedad vírica frecuente en el conejo, transmitida por vectores como mosquitos y pulgas, que ahora se ha detectado también en ejemplares de liebres, como viene alertando a lo largo del verano-otoño el sector cinegético.

Tras haberse analizado en distintos laboratorios liebres procedentes de varias regiones, principalmente de Andalucía y Castilla-La Mancha, el Labortario Central Veterinario de Algete, dependiente del Ministerio de Agricultura, confirmó que se trata de casos de mixomatosis, una enfermedad vírica frecuente en el conejo.

Esta situación, en opinión del IREC, plantea varios interrogantes sobre las consecuencias de la mixomatosis para las poblaciones de liebre y sobre la oportunidad de una intervención urgente.

Hasta ahora no se sabe cómo la mixomatosis está afectando a las poblaciones de libre, ha señalado el IREC, que ha añadido que la percepción en algunas sociedades de cazadores es que la mortalidad ha sido elevada “y ciertamente hay cotos concretos en los que el número de liebres muertas recuperadas así lo atestigua”, aunque también hay cotos donde la mortalidad ha sido sólo esporádica, ha precisado.

La falta de datos reales, al no existir censos periódicos de todas las especies importantes, incluidas las liebres, no permite tener la información completa de cómo está afectando o a afectado la enfermedad.

De haber contado con censos, se podría haberse cuantificado la mortalidad en porcentaje de la población total, y podrían haberse personalizado las vedas voluntarias y medidas de gestión coto por coto, ha añadido el instituto de investigación.

Y ha añadido: “De esto deben aprender los cazadores, la administración y los científicos, y en el futuro, establecer medidas que permitan conocer con mayor grado de exactitud la situación de las especies más importantes”.

Por otro lado, han recordado que de momento no existe tratamiento o vacuna para luchar contra la mixomatosis en las liebres, y tachado de “bulos” las informaciones que han circulado al respecto.

Así, ha subrayado que la presunta eficacia de antibióticos y otros medicamentos, administrados mezclándolos con avena, no es efectiva puesto que la mixomatosis es una enfermedad vírica, y los antibióticos son antibacterianos.

Esta práctica, ha indicado, “es ilegal e irresponsable”, ha advertido el IREC, que ha recalcado que no existe una base científica para justificar el uso de antibióticos frente a esta enfermedad.

En cuanto a las vacunas comerciales que protegen a los conejos frente al virus, y su posible aplicación en liebres aunque se desconoce su eficacia, ha apuntado que hay varias barreras que lo impiden.

La principal de ellas es que, para que esta estas vacunas sean eficaces, “se deben aplicar sobre individuos tranquilos y en buenas condiciones, idealmente desparasitados.

Además, no se trata de una única inyección, sino de dos vacunaciones separadas por unas tres semanas, y sólo unos días después de la revacunación los ejemplares vacunados alcanzarían una producción de anticuerpos suficiente para resultar protectora, ha puntualizado.

El IREC señala que “lograr esto de forma masiva en liebres de campo es improbable y daría lugar a importantes pérdidas por estrés y traumatismos durante las capturas”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*