TOp Globalcaja
Home » Ciudad Real » Tronos, guerras, póker… recursos argumentales clásicos que funcionan

Tronos, guerras, póker… recursos argumentales clásicos que funcionan

¿Qué convierte al ocio en ocio? En la mayoría de los casos, nos esmeramos en marcar la línea divisoria entre ocio y negocio como conceptos enfrentados, con lo que el ocio sería lo más alejado posible de nuestras obligaciones diarias. No sólo eso: normalmente las películas y juegos que nos llaman la atención son las que más difieren de la realidad: lo que nunca ha sucedido y creemos que pueda llegar a suceder, o lo que tuvo lugar en el pasado y que difícilmente se replicará en el presente o en el futuro. En definitiva, no veremos una película o jugaremos a un juego que sea exactamente como nuestra vida diaria, porque es precisamente de lo que pretendemos evadirnos.

Así, una de las series más afamadas del momento, Juego de Tronos, la estrella de HBO, consigue incluso que los fans no duerman una noche esperando ver el estreno de la nueva temporada sin más demora. Un argumento basado en reinados, no tal y como los entendemos ahora con el Rey Felipe y la Reina Letizia, sino reyes de corona y princesas de traje largo, e incluso dragones y hechiceros. ¿Cuánto tiempo llevamos explotando este recurso en el cine o en la industria del juego? Décadas, desde que el cine es cine. Es curioso que películas como Frozen cautiven a niñas que en la vida real no tienen ese tipo de princesas como referencia futura, pero funciona, tal vez porque se considera una absoluta fantasía.

Otro de los recursos que siguen utilizándose en un ocio más orientado a adultos y que sigue fascinando es el poker. Es difícil que llegue a ser el tema central, sin embargo el pasado año Molly’s Game, de Aaron Sorkin, triunfó en los Oscars como biopic brillante y basado en un momento no tan lejano de partidas clandestinas. Vemos como en Westworld, otro éxito de HBO con tercera temporada a la vista, también está muy presente, pero en videojuegos tan premiados como Red Dead Redemption 2 es un elemento bastante importante para progresar en el desarrollo argumental del juego, es decir, el jugador debe saber jugar una buena partida para avanzar. Hablamos de partidas físicas en un ambiente muy concreto que hoy por hoy se ha disipado con la experiencia en las salas de poker online de 888 y otras similares: en el momento actual, el concepto se desliga de un perfil de jugador concreto, ya que se ha democratizado mucho el acceso a estos juegos. No necesitamos vestir de etiqueta, no necesitamos tener liquidez para jugar (incluso se puede jugar con dinero ficticio), no se asocia a la corrupción, ni a la violencia de los salones del Lejano Oeste. Es simplemente un juego a través de internet, en el que se puede llegar a competir en torneos no muy diferentes a los que se llevan a cabo en las ligas de esports.

En el otro punto se encuentran los argumentos basados en lo que no ha sucedido aún o sencillamente no concebimos que pueda llegar a suceder en el mundo real: se trata de los super héroes, para los que siempre hay un hueco en el mundo de los videojuegos y del cine, tanto para adultos como para los más pequeños. Sagas como la de Infinity War, en la que han confluido Vengadores, Guardianes de la Galaxia o Spider-Man entre otros, lo demuestran, con un lleno absoluto garantizado el día del estreno en todo el mundo, ya que las entradas se podían reservar desde más de una semana antes. Por supuesto fuera de la gran pantalla también han triunfado con numerosas series tanto de la franquicia Marvel como de la DC Comics.

Tampoco podemos olvidarnos de los zombies, presentes desde los años sesenta o antes y muchos seguidores tanto en sagas de videojuegos tipo Resident Evil como en series tan famosas como Walking Dead y su hermana pequeña Fear The Walking Dead. La fascinación por un mundo tan alejado de lo real y a la vez tan temido nos lleva a celebrar incluso simulacros de Apocalipsis Zombie fuera de las pantallas, un tipo de ocio antes reservado sólo a frikies pero cada vez más popularizado para todo tipo de gente con ganas de divertirse.

Sin embargo, sí que hay un recurso universal, atemporal, y presente no sólo en cine y juegos, sino en el mundo de la música casi como tema central, y este es el amor. La diferencia esencial es que el amor se puede introducir argumentalmente en cualquier momento de la historia, que siempre funcionará: pasado, presente y futuro. ¿Está presente en nuestras vidas? A veces sí, y a veces no, pero de cualquier manera, no es algo de lo que se pretenda escapar y que se omita en la oferta del ocio; todo lo contrario, siempre será bien recibido, ya que se puede abordar desde enfoques muy diferentes para que encaje con el resto de ingredientes. Si lo pensamos bien, incluso el famoso fontanero Super Mario se ve conducido hacia la aventura para salvar a su amada Peach.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*